USO Y CONSUMO DE LA UVA

INDUSTRIA: NUTRICIÓN Y GASTRONOMÍA

Tanto en la cocina tradicional como en la actual su uso es muy común de distintas formas: escarchadas, como salsa dulce, con platos de ave, en ajo blanco, en gelatina, sobre crepes, en tabla de quesos, como zumo antioxidante, en mermelada, etc.

Puede ser consumida como fruta fresca o zumo. Es utilizada principalmente como materia prima para la preparación de vinos. También se realizan conservas con este fruto.

INDUSTRIA: MEDICINA Y FARMACOLOGÍA

Aplicaciones curativas por sus excelentes propiedades sus antioxidantes, su consumo de manera regular, ayuda a prevenir la aparición de enfermedades degenerativas, cataratas como el cáncer, las cataratas y los síntomas del envejecimiento.

La uva posee propiedades digestivas, esta propiedad se concentra en el fruto de esta planta. El consumo de uva o jugo de uvas estimula la realización de los procesos digestivos, resulta ideal para el tratamiento del estreñimiento o de casos de digestiones irregulares convirtiéndolas en adelgazantes naturales.

Tienen propiedades depurativas, ya que favorecen la eliminación de toxinas acumuladas en el organismo. El consumo de los frutos de la uva, ayudaría a reducir el colesterol en la sangre, por lo que es muy aconsejable de incluir en la dieta de personas que tengan problemas de colesterol alto. La planta de la uva tiene pequeñas propiedades antirreumáticas, debido a esto sirven para tratar enfermedades como gota y reuma.

INDUSTRIA: DERMOESTÉTICA

El fruto de la uva tiene propiedades cosméticas, principalmente hidratantes, por esto se pueden utilizar para confeccionar una máscara facial, la cual resulta excelente para hidratar la piel y disminuir las arrugas del rostro. Las Uvas son un gran antioxidante, por lo que evitan la formación de radicales libres y el envejecimiento y la oxidación de la piel.

Actualmente, prácticamente el 80% de las casas cosméticas utilizan polifenoles de uva, ya que se ha demostrado su efectividad en el tratamiento del envejecimiento cutáneo.

  • Estimulan la producción de colágeno, elastina y ácido hialurónico ralentizando así el
    envejecimiento cutáneo.
  • La uva es rica en vitamina B1 y, especialmente, B2 que contribuyen a la nutrición de las células.
  • Favorece y estimula la circulación sanguínea; confiere elasticidad a las arterias, venas y capilares.
  • Estimula la energía y combate la fatiga. Es, asimismo, muy útil para tratar el estrés y la depresión.
  • Estimula las defensas inmunitarias: tiene un efecto protector ante el ataque de microorganismos patógenos y condiciones ambientales extremas.